De todas las clases que doy en mi academia la clase de niños es la más cansada y a veces complicada de dar debido a que los más pequeños (3 a 6 años) tienen un tiempo de atención muy pequeño por lo que constantemente se distraen etc… Pero a pesar de esto es una clase que me gusta mucho dar y que me llena de muchas satisfacciones, esto porque yo sé y experimente que el jiu jitsu puede cambiar vidas y me hace sentir muy bien saber del impacto positivo que estoy teniendo en la vida de mis pequeñitos mediante el jiu jitsu.

A continuación les voy a hablar de algunos de los beneficios que el jiu jitsu puede tener en los niños que lo practican

Los mantiene en forma

Desafortunadamente vivimos en una época en la que cada día más y más niños sufren de sobrepeso, factores como su alimentación y la tecnología que cada vez los absorbe más entre otros hacen que los niños cada día estén menos activos.

El jiu jitsu es una actividad muy demandante que requiere la utilización de músculos en todo el cuerpo por lo que es un excelente ejercicio para que los pequeños se mantengan en forma y no sufran de sobrepeso.

Los estimula mentalmente

Desde hace mucho tiempo el jiu jitsu ha sido llamado el ajedrez humano debido a que es un deporte que te obliga a pensar, los niños necesitan de retos constantes que superar para un buen desarrollo y esto es algo que en lo que el jiu jitsu brilla, cada lucha es un rompecabezas nuevo que la mente del niño va a tener que descifrar para poder ganar al mismo tiempo que su oponente está tratando de hacer lo mismo, por lo que el rompecabezas que va cambiando a cada segundo de la lucha haciendo este un excelente reto para las mentes de los pequeñines.

Desarrolla su motricidad.

Mis primeros alumnitos fueron niños de entre 8 y 11 años que solo necesitaban que les mostrara la técnica una vez para poder ejecutarla sin problemas y erróneamente creí que todos los niños eran así, después cuando abrí oficialmente  el grupo de niños y llegaron más alumnos me di cuenta que no es así.

Muchos pequeñines tenían problema para hacer los ejercicios del calentamiento pero es sorprendente el ritmo al que mejoran una vez que empiezan con el jiu jitsu, el cambio en su destreza física de una clase a otra es impresionante y es algo que incluso sus papas me cometan.

Les da confianza en sí mismos y les enseña a defenderse

El bullying es un tema muy actual, sin duda es algo que siempre ha sucedido pero parece que en últimas fechas está peor, muchas veces para detener a un bully solo es necesario enfrentarlo verbalmente para que este se calme pero es imposible que un niño haga frente a un bully si no tiene confianza en sí mismo y si no siente que tiene algo que los respalde en caso de que el abusivo los intente lastimar físicamente.

El jiu jitsu es un arte marcial que les brinda confianza a los niños en este y  muchos otros aspectos de su vida, el cambio se ve reflejado en todo lo que ellos hacen e impacta sus vidas positivamente para siempre.

Les enseña a manejar la derrota y frustración

Mi alumna más pequeña tiene 3 años y medio de edad y es una de las niñas más lindas y tiernas que podrías conocer, sin embargo cuando llego no toleraba perder en lo más mínimo, siempre que realizábamos un juego al final de la clase y perdía resultaba en que explotara en llanto.

Después de pocos meses esta actitud fue cambiando cada vez el llanto era menos común y por lo tanto ella se divertía y disfrutaba más de las actividades que realizaba y al igual que los otros puntos esto es algo que se va a ver reflejado en todas sus actividades y por el resto de su vida, todos vamos a fracasar en algo en algún punto de nuestra vida y saber lidiar con ello y seguir trabajando para triunfar es una habilidad invaluable

Estas son solo algunos de los beneficios que por experiencia propia sé que el jiu jitsu tiene en los niños pero estoy seguro que hay muchos más, por lo que si tienes un pequeñín te recomiendo ampliamente que los inscribas en clases de jiu jitsu y si vives por el área de Atizapán no dudes en contactarme para que se una a nuestro equipo de pequeñines