Hace unas semanas les hable de las mejores practicas al comprar un kimono, algo que es una inversión y que dependiendo del modelo y lugar donde lo compres puede resultar un gasto considerable por lo que hoy les voy a hablar acerca de como mantener ese kimono en las mejores condiciones durante el mayor tiempo posible.

Baño de Vinagre y sal

Cuando recién recibimos un kimono lo primero que queremos hacer es usarlo obviamente pero es recomendable que antes le demos cierto tratamiento, este tratamiento es necesario en kimonos de color y en kimonos de color blanco que tengan detalles en otros colores como por ejemplo un kimono blanco que tenga los loops del pantalón en color rojo.

Este tratamiento sirve para sacar el exceso de tinta y así evitar que “sangre” el color la primera vez que lo usas, en el caso de los kimonos de color evitas dejar los kimonos de tus compañeros o el tatami de la academia manchados del color de tu gi y en kimonos blancos con detalles en color evitas que tu gi se manche del color que son los detalles.

Para realizar esto llena una cubeta grande o de preferencia la tina con agua fría, después vierte dos tazas de vinagre blanco y un poco de sal de grano y revuelve, después sumerge tu gi completamente y déjalo reposar por una hora mínimo y para terminar solo sácalo de ahí y mételo a un ciclo normal en el lavadora.

Lavar en agua fría y volteado

Algo tan simple como el lavado del gi puede marcar la diferencia entre que tu kimono te dure años a unos meses y no es precisamente por que tu kimono se vaya destruir ( aunque ha pasado ) si no por que puede encoger tanto que ya no lo puedas utilizar.

Para evitar esto lo mejor es siempre lavar el kimono en agua fría ya que el agua caliente hace que se vaya encogiendo hasta el punto que se lo tienes que heredar a tu primo de 10 años, otra coase importante es lavar el kimono al revés para que conserve su color por mas tiempo.

Como dato adicional que puede resultar obvio pero que no esta de mas es no utilizar nunca cloro para lavar tu kimono aunque este sea blanco , si es de color obviamente lo va a dejar de un tomo marrón en donde le caiga y si es blanco y utilizas mucho cloro puede incluso llegar a deshacer el kimono, esto lo se por qué a alguien ya le paso con un kimono nuevo.

Secar colgado en la sombra

Al igual que el lavado la forma en que seques tu gi va a afectar su vida útil, si lo metes a la lavadora se va a encoger, si lo cuelgas en el rayo del sol igual se va a encoger y aparte se va a decolorar con el tiempo, lo mejor es que lo cuelgues en la sombra ya que asi se no se encoge ni se decolora.

Evita los bordados.

Cuando compramos un gi muchas veces queremos personalizarlos con los escudos de nuestra academia o con nuestro nombre, bandera etc.. Los bordados son opciones que estéticamente se ven muy bien pero lamentablemente debilitan mucho la estructura del kimono, en el mejor y ams común de los casos tu kimono va a durarte varios años pero el primer lugar de donde se va a rasgar la tela es alrededor del bordado, te lo digo por experiencia y si tienes muy mala suerte como uno de mis compañeros tu kimono nuevo con bordado reforzado va a terminar con un hoyo en la espalda en el primer uso.

Una mejor opción son los parches que antes no ofrecían tantas opciones de personalización pero ahora existen opciones como ginsignia en donde te hacen parches con diseños personalizados, asi como transferencias de calor para tus kimonos de competencia que en mi opinión son con las que mejor se ven los kimonos y además son las que pesan menos.